11282014Headline:

Tres policías borrachas agredieron a una chica en Ashanti



Excedidas de copas, participaron en un incidente en medio de la pista de baile de Ashanti, un conocido boliche.Hasta ayer la damnificada no había formalizado la denuncia contra las uniformadas que la agredieron.

En un hecho bochornoso, tres mujeres policías, que se hallaban en estado de ebriedad bailando en un boliche de Tartagal, agredieron a golpes a una joven que se encontraba en el mismo establecimiento y luego la expulsaron del recinto.

La víctima hasta anoche no había radicado denuncia alguna; sin embargo, un informe interno elevado por otra uniformada, que se hallaba de adicional, confirmó la existencia del incidente, aunque responsabiliza de la gresca a quien, según testigos, fue la víctima.

Los hechos se produjeron en el interior de Ashanti, el más famoso local bailable de Tartagal, el viernes último pasadas las 5 de la madrugada, cuando las tres policías, que prestan servicio en la Brigada de Investigaciones y Drogas Peligrosas de Tartagal, atacaron a otra joven.

Las agentes se encontraban de civil, y trascendidos indicaron que sus apellidos serían Ortega, Rodríguez y Salas.

Todo comenzó cuando Ortega empujó intencionalmente a una mujer que habría estado mirando voluptuosamente al acompañante de la vehemente danzarina policial.

La agredida, cuya identidad no trascendió, sería concubina de un peligroso delincuente que se halla preso en el penal salteño de villa Las Rosas, apodado “Loro Bravo”.

La muchacha, que también tiene antecedentes penales, ignoró la agresión y siguió bailando. Pero a los pocos minutos recibió otro empujón que sí provocó su reacción. Exaltada, le asestó un puñetazo en pleno rostro a la agente Ortega y con ello le provocó una hemorragia nasal. Sin pensarlo dos veces, Rodríguez y Salas se abalanzaron contra la mujer, la tiraron al suelo y le descargaron una lluvia de patadas.

Un lugar conflictivo

Es habitual que los policías realicen trabajos como adicionales de seguridad uniformados en Ashanti. En esta caso, la encargada de la seguridad interna era una oficial de nombre Silvia, quien intervino para detener a sus subalternas las que, obnubiladas por el alcohol, se olvidaron de la cadena de mando y la mandaron a pasear. Pero la oficial se puso firme, y junto a un cabo las sacaron a las tres, por la fuerza, del boliche. Una de ellas le gritó a su superiora: “­Quién te creés que sos! Estamos de civil y somos dueñas de hacer lo que se nos dé la gana. ­Ya vas a ver cuando le cuente a mi jefe!”, le advirtió.

Mientras ello ocurría, otro agente de adicional le ordenó a la joven agredida que se retirara. Ella accedió a hacerlo, tomó un remise y desapareció del lugar.

Ese mismo viernes la oficial Silvia realizó el informe respectivo y lo elevó a sus superiores. Fuentes vinculadas a la fuerza aseguraron que la joven fue bastante benévola con las belicosas agentes, de lo contrario estas habrían sido dadas de baja.

“Tomaremos las medidas de rigor”

Al ser consultado sobre el incidente que involucró a tres agentes cuyas edades rondan los 25 años, el jefe de la Brigada de Investigaciones, José Figueroa, negó que en su división preste servicio una mujer con alguno de los apellidos que trascendieron. Extraoficialmente se dijo que la agente acusada, después del papelón, habría sido transferida a otra dependencia.

Por su parte, el jefe de la Unidad Regional 4, comisario Lisardo Copa, reconoció estar al tanto de los sucesos, pero comentó que en el informe realizado por la oficial a cargo del servicio adicional consta que “el hecho sobrevino luego de que una mujer comenzara con las agresiones hacia esas tres agentes, y seguramente en esa refriega se produjo un intercambio de golpes”. En cuanto a las versiones que señalan que las suboficiales estaban borrachas afirmó que “si es como Ud. dice, tomaremos las medidas que correspondan. Que yo sepa, no hay ninguna denuncia”.

Fuente: El Tribuno

What Next?

Recent Articles